domingo, 3 de julio de 2011

"Me soñé contigo".

Cuando un hombre sueña algo, ¿qué es lo que más exite; él como conciencia que sueña o su sueño?
Miguel de Unamuno, Niebla.


Busco a mi sueño pero al amancer, cuando despierto, desaparece.

Amaneciendo en la cama abrí los ojos, respiré tu cuerpo junto al mío y mezclé mis dedos por los rubios rizos que se derraman por tu cuello, perdiéndose en ellos, sintiendo cómo éstos ronronean entre mis manos. Sin abrir tus ojos y sonriendo me dijiste -"Buenos días". Continuaba sin querer soltar tus bucles y respodí -"Buenos días ¿quieres que vaya a preparar el desayuno?". -"No" cerrabas los ojos con fuerza, como si en ellos encerraras un valioso tesoro, -"Si te vas tendría que despertarme y los sueños desaparecen al amanecer".

Busco a mi sueño, pero al amancer, cuando despiertas, desaparezco.

6 comentarios:

Moniruki dijo...

Jo! qué suerte tiene esa rubia

ego dijo...

uooo, que bonito... tienes un punto dulce que me sorprendre ;D

Javi dijo...

Moniruki; conocerme es decepcionarse, ya les ha pasado a otras. No creas que todo lo que escribo es cierto ;-)

Ego; fíjate si soy dulce que tomo el café sin azúcar.

Patricia dijo...

Que bonito post! Los sueños dan sentido a nuestra vida...

Anónimo dijo...

Interesante, saber el punto de vista de un sueño en un idem...

Sorprendente

Puri dijo...

Ser el sueño de lo que sueñas no está nada mal. Un gran principio, un buen final. Y en el centro el corazón dulce y tierno del cuento, delicioso de saborear. Me gustó mucho.