viernes, 19 de agosto de 2011

El primero.

La carrera comenzó y una vaporosa hada agitó magia con su varita espantando al Dragón que le entorpecía el camino. Dos enanos, con una perfecta coreografía, la zancadillearon para que luego un caballero andante les apartara de su camino levantándolos del suelo a ambos sólo con uno de sus brazos. Y cuando el guerrero llegaba a la meta una ráfaga de azul metal, echando fuego como un cohete, le sobrepasó en un segundo.

-¡"Papá, léeme un cuento". La niña levantó el enorme libro lleno de narraciones infantiles hacia el regazo de su padre. Éste lo abrió por una página al azar; "El robot veloz" se llamaba. ¿Cómo es posible que siempre le salga este cuento el primero?

6 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

Lo leí en lo de Juanlu, me encantó!

Abrazos

Puck dijo...

Me encanta volver a leerte. Los personajes de los libros tienen vida propia. Creo que por el fondo he visto una rana saltando jeje
Saludillos

Patri-cia dijo...

En este vivir sin vida que llevas últimamente, el que los personajes de los cuentos tengan vida me encaja muy bien.

Javi dijo...

Patricia; muchas gracias, rebienvenidísima seas.

Puck; es lo que tienen las ranas, que te saltan a la que no te lo esperas.

Patri-cia; tú si que me conoces.

Samotracia dijo...

El que con niños y magia se acuesta, con personajes de cuento se levanta.
¿Cómo te va Javi?

ego dijo...

yo tb quiero cuentos antes de irme a dormir!