sábado, 11 de diciembre de 2010

Cosas que aprendí esta semana.

Esta semana ha sido particularmente extraña. No lo digo haya ligado con una mujer que a priori estaba muy por encima de mis posibilidades como modesto friki, ni lo digo por el abuso y acoso a Julian Assange por su supesto abuso y acoso a varias de sus empleadas, ni porque me he librado por los pelos de un terrible accidente de tráfico gracias a mi, cada vez más evidente, sentido arácnido. Si esta semana ha sido extraña ha sido porque pese a tener tres días laborables y dos festivos muy mal emplazados se me ha hecho iiiiiiinnnnccccrrrreeeeiiiibbbblllleeeemmmeeeennntttteeee larga.

Por eso me ha dado para hacer un resumen de estos siete días que paso a comentar;

LUNES.

Podríamos decir que esta semana empezó en sábado ya que, junto con el domingo, el lunes se unió para alargar un finde de tres días. Por la mañana hubo cervecitas, tapeo variado por el centro y más cervecitas. Cine, vaya mierda de peli que es Skyline. Antes ibas a ver una de extraterrestres y era sinónimo de entretenimiento. Ahora ponen Distrito 9 y los que más mean colonia. De regreso a casa decido que no puedo seguir conduciendo con unos limpiaparabrisas que sólo hacen dos de las tres cosas que su nombre indica. Me encanta la palabra "limpiaparabrisas" porque es una palabra compuesta por una palabra y otra palabra compuesta. Los caprichos de la lengua me fascinan. Vuelta a casa con un número de teléfono y a jugar con la Play. Vivalalocavidadelsoltero.

MARTES

Toca currar. Lo hago con inexplicable alegría. Una vez en el trabajo descubro con estupor que debo ser el único gilipollas que ha ido a currar. Todo dios se ha pillado el puente menos yo que gasté ese día para hacer de chófer de mis padres. Pero soy un buen hijo y no me quejo. A mis padres se lo debo todo, mi vida, mi afecto, mi barriga, mis ojos color avellana, mi escasa altura y esa tendencia que hay en mi familia a contraer cáncer y que tan mosqueados nos tiene a mi hermano y a mí. Me cunde tanto la tarde en el trabajo que saco adelante tanta producción que hasta a mí me resulta obsceno.

MIÉRCOLES

Se supone que ese día iba a quedar con el teléfono que saqué de la tremenda del lunes pero por algún motivo me he despertado a las doce del mediodía y sólo me apetece estar en casa. He de decir que ahora soy yo, y no todas las mujeres de Madrid, quien ha decidido no tener relaciones sexuales. Es una táctica que uso de vez en cuando y no me falla. Cuanto más indiferencia demuestro más ligo. No falla. Decido acabar con el juego que tengo a medias en la Play y terminar dos libros. No me gusta empezar varios a la vez pero en esta ocasión eran ensayos. Uno sobre el cine de zombies y otro sobre el cómic en los años 30 en EE.UU. Mujeres del mundo; soy una joya.

JUEVES

Por la mañana recibo una mensaje al móvil y descubro, con inexplicable indiferencia, que es de la chica del lunes. Pongo mis pulgares en marcha y machaco las teclas hasta que creo una prosa en un mensaje de texto que la confunde de tal modo que tras unos sms parrriba y otros sms pabajo, concretamos en quedar por la noche. Me gusta salir los jueves por la noche porque suele haber la cantidad justa de gente pero no la clase de gente que suele salir cualquier otro día que no es fin de semana, es decir, que no suele haber la clase de gente como yo. Antes de entrar en el trabajo entro en una "boutique del automóvil". Creo que la palabra "boutique" no debería ir en algo tan varonil como es el mundo del motor. Entro en el local y me echo a llorar cuando veo que hay un millón doscientos setenta y tres mil modelos de limpiaparabrisas. Busco en las etiquetas de ellos el modelo que se adecua a mi coche y descubro con aún más estupor que no se qué modelo es mi coche. Elijo uno casi al azar y me marcho sin preguntar, porque soy un hombre muy machote y los hombres no preguntan. Mientras espero en caja adquiero un ambientador monísimo de Bob Esponja.
Llego al curro y pienso que es viernes lo cual se traduce con una interminable jornada laboral. Afortunadamente toda la empresa ha ido a trabajar con esa misma sensación, y por ese extraño sentimiento de hermandad que surje de vez en cuando en las empresas, todos miramos hacia otro lado mientras gastamos ocho horas de nuestras vidas rascándola.
Salgo del trabajo porque he quedado con ella; cena, cervezas, risas, baile (yo no, que yo no bailo) y todo lo que corresponde hasta el...

VIERNES

Me despierto y no estoy esposado a la cama, siempre se me olvida pedirlo. Voy a trabajar un viernes por segunda vez en la semana, solo que esta vez sí que es viernes. Para celebrarlo descongelo una riquísima lasagna que me compra mi madre en Burgos y que guardo para días especiales. Mientras lleva el italiano preparado dando vueltas en el microondas en posición "DESCONGELAR", recuerdo que esta lasagna no se descongela ni aunque la rocíes con un lanzallamas. Desesperado la dejo en el frigorífico y me piro al trabajo. Paso por un McDonalds y compro un menú infantil. Me aficioné a ellos cuando hubo una promoción en los que regalaban figuritas de Star Wars. Un día pondré las fotos de todas las cosas que tengo de Star Wars en casa.
El trabajo transcurre con el tedio y alegría que se espera de un viernes. Bajo una farola saco los limpiaparabrisas del maletero y busco la manera de encajarlos. Cuarenta minutos después y tras una charla con un par de yonquis que querían monedas para el metro encajo los malditos palitroques. El hombre vence al limpiaparabrisas.

SÁBADO

Acudo a la feria del cómic en Madrid. Adquiero el libro "Terror en las aguas" escrito por José Viruete y Carlos Burgaleta. Hago tiempo hasta que lleguen los autores para que me lo firmen pero empiezo a desesperar con tanta gente en la expo así que, tres horas después, me marcho. Antes adquiero un llavero con la empuñadura de un sable láser y una figura de un Astrosnik. Mujeres; soy una joya.
De vuelta a casa paso por un centro comercial. Miro cortinas pero no me decido por ninguna. Miro cafeteras pero no me decido por ninguna. Miro espejos para el baño (llevo año y medio viviendo en casa sin un espejo en el que verme) y no me decido por ninguno. Me compro u abrigo que me queda fetén. Vuelvo a casa, preparo unas viandas y descubro con alegría que no tengo planes para la noche. Decido ver varias películas releer a Shakespeare (esto lo negaré siempre, tengo una imagen de friki que mantener) y jugar con la Play un poco más. El día que no puede diferenciar entre el mundo real y un videojuego seré la persona más feliz de la tierra.

DOMINGO

Los domingos y yo nunca nos hemos llevado muy bien. Son días tristes en los que las tiendas no abren, por la tele echan telefilms y encima las mujeres nunca quedan porque tienen cosas que hacer el lunes ¿? Tras comer me decido a hacer donuts con la receta de Isasaweis (mujer de cual soy superfan) Me quedan fatal, duros y no me suben. Me compro una cafetera convencional, nada de Nespresso ni Dolce Gusto ni esas cosas. Mi cafetera es una versión reducida de las que se ven en los bares y me hago un delicioso café. Comento mi adquisición en Facebook (sí, soy de esos que comentan sus mierdas en esa red social del demonio que te roba el alma y hace que huelas mal) y todo el mundo eleva las excelencias de la Nespresso. Les mando a la mierda y le doy al "me gusta" por cortesía. Paso unas dos horas jugando al Pacman. Mujeres del mundo; soy una joya.


Una semana completa con sexo, drogas (el alcohol y la Playstation lo son) y rock and roll (cuando voy al trabajo escucho música de una emisora rarísima que de vez en cuando pincha este casi extinguido estilo). De cualquier manera y pese a que pueda sentirme contento sigo igual que siempre; enamorado de la misma que pasa de mí, enamorado de otra que también pasa de mi, aunque empiezo a notar ciertos acercamientos lo cual hace que me desinterese por ella. Así es el amor, una diagonal cuyo punto inferior es la indiferencia y acaba en la pasión, el punto intermedio es..., bueno, qué se yo lo que es!
Y también he aprendido a cambiar un limpiaparabrisas y que los yonquis también viajan en metro... aunque juraría que cuando le di el euro en vez de ir a la estación se metió en un chino a comprar algo...

Esta ha sido mi semana, ¿que por qué os la cuento? pues porque no se me ocurre ninguna historia que escribir y en ocasiones la realidad (mas o menos) es más interesante que la ficción.

Saludos y.... Excelsior!


Spiderman garantiza que este post es 100% reciclable.

9 comentarios:

Chocolat Soul dijo...

Jajajajaja me encanta!!! Definitivamente eres una joya! xD Y tengo curiosidad, la chica tremenda con la que ligaste, después de quedar con ella el jueves no ha dado señales de vida? Estás enamorado de otra? Aish que lio!

patri-cia dijo...

Pues a mí me ha gustado mucho este post;Te humaniza un poco porque algunos te teníamos divinizado.
Y mi consejo para hoy: Si te interesa mucho una chica no deberías contarle que juegas a la play.Dile que es de un amigo que se la dejó en casa, que apenas juegas, que a tí lo que te gusta es leer (aunque sea a Shakespeare, sí.)

yo,lamiss dijo...

debería cobrar derechos, no crees?

álex martí dijo...

Eres un héroe: mi última aventura con los limpiaparabrisas acabó con el coche parado diez meses y una factura del taller de doscientos euros. Y encima follas como a desgana, qué crack.

Chelo dijo...

laaaarga e intensa amigo mío
Un besazo y a ver si caco más tiempo para no perderme ninguna de tus historias, te superas!

Javi dijo...

Chocolat; como decía Don Giovanni; -"¿Cómo ser fiel a una mujer pudiendo ser fiel a todas?".

Patri-cia; ¿divino yo? qué va, ni que lo contado me ocurriera todas las semanas. Gracias por tu consejo, aunque conozco a una chica que estaría encantada si le prestara la consola.

Miss; yo pago lo que rompo, lo que pido, lo que consumo y lo que robo. Así que prometo pagarte por copiarte la idea. Aceptas pagos en metálico en empanadillas?

Álex; ardo en deseos en saber cómo fue tu historia con el coche. Follar a desgana no es follar, es como estar follando solo. Tú follando en tu volcán, y dos metros atrás, follando yo en el polo.

Chelo; rebienvenidísima seas. Gracias.

moonlight dijo...

sr de ojos color avellana creo que tus sms tienen qe ser la bomba... y por cierto, eres de los que creen que se puede estar enamorado de dos personas a la vez? :D

Javi dijo...

El universo da una de cal y otra de arena. Tras la trepidante y excitante semana pasada, éste finde se ha saldado con una cita y una tremenda, tremendísima decepción y con ganas de nada para lo que queda de año. Suerte que sólo restan dos semanas para que termine.

Moonlight; se puede estar enamorado de dos personas a la vez, lo complicado es amar a dos a la vez. Enamorarse es involuntario, no se puede controlar. Mantener ese amor requiere, entre otras cosas, cierta exclusividad. Pero enamorarse no, por eso es más satisfactorio.

Samotracia dijo...

Pero, ¿cómo me había perdido yo ésto?, ¡si es genial!
Si que te cundió la semana. Por cierto, brindo por tu sentido arácnido, Spiderman siempre fue mi héroe de comic favorito.